%html%
Shopping Cart
Blog
0
Reputación en las empresas

Reputación en las empresas

Nos dice Alfonso Alcántara (Yoriento.com), que La marca es el perfume que usas, la reputación, el olor que dejas.

Hemos pasado de la empresa narcisista de Friedman, que solo se enfocaba en ganar dinero para sus dueños, a una empresa filantrópica que se preocupaba por causas específicas como museos, expresiones artísticas, universidades y obras bonitas que de alguna manera aportaban a la sociedad, pero este tipo de empresa de finales del siglo XX y principios del XXI empezó a quedarse corta.

¿Por qué? La sociedad y las condiciones del planeta empezaron a exigir una empresa más comprometida con su entorno y con la Gente. ¿Qué se exige la Responsabilidad Social y por qué debe estar en el ADN de la empresa?

La RS empieza por casa. Hablamos de trabajo digno, equilibrio familia-trabajo, equidad de género e igualdad, acceso de la mujer a posiciones directivas…. La tecnología nos ha favorecido en este sentido.

Gobierno Corporativo. Aquí hay tres temas clave: ética, políticas para una gobernanza consolidada que pueda rendir cuentas y transparencia. Seguimos en casa… hay que hacerlo bien y construir una gestión responsable. Si no hay una gestión responsable, ¿Qué tipo de historia vamos a contar?

Juego Limpio con el consumidor. Y un ejemplo que me lleva a hablar de país: Panamá tiene que hacer algo con este tema que incrementa la desigualdad – no puede ser que paguemos los medicamentos más caros de la región. La reputación no es exclusiva de las empresas.

¿Qué queremos ser? es la pregunta acertada, no ¿cómo queremos que nos vean? Esto aplica para la construcción de reputación en los 3 sectores: gobierno, empresa y sociedad.

Protección del medio ambiente – esto lo tenemos bastante claro aunque hay mucha oportunidad de mejora en nuestro país. Un sistema eficiente de recolección de los desechos a nivel nacional, por ejemplo. Podemos llegar a entender que la economía circular genera grandes oportunidades de negocios, pero hay que tener la voluntad de legislar. Atendamos el llamado de la Tierra nos dice el Papa Francisco, y también niños y gente joven como Greta Thunberg. ¿Qué entorno queremos construir en ese camino hacia la reputación?

Grandes temas de bienestar común – la empresa privada que mira hacia adentro y hace las cosas bien construye historias de éxito para contar, pero necesita políticas públicas para seguir con la tarea, y no podemos pretender que la empresa cumpla las funciones del Gobierno. Puede contribuir: tecnología, transferencia de conocimiento, capacitación y complementar la responsabilidad en educación, trabajo, salud, entre otros. #ODS 17 es fundamental para igualar los desafíos. ¿Cómo beneficia a la empresa este tipo de alianzas y fortalece su reputación?

No practicar un doble código de ética. Hay que hacerlo bien para poder contarlo bien. Coherencia entre el discurso de responsabilidad social y la práctica.

Los key players siempre son los stakeholders. ¿Cómo preservar la reputación sin dialogar con ellos? Y allí tenemos que valorar los canales y las plataformas de comunicación además del diálogo directo, las redes sociales juegan un papel fundamental.

Para construir una buena reputación hay que considerar:

  • Legitimidad del público
  • Compromiso de los empleados
  • Valor desde los inversionistas
  • Lealtad del cliente

Todos son stakeholders. En cada renglón estamos hablando de satisfacer necesidades de personas y de seres humanos. Lo que está claro es que trabajar de la mano con estos valores y estrategias, traerá beneficios económicos al negocio.

Hay 5 claves para tener claro el futuro de las organizaciones y poder contar historias de éxito:

  • Desarrollo sostenible (en la semana RSE, el Gerente de Banco General dijo que la sostenibilidad debe ser a largo plazo y es rentable)
  • Cultura corporativa del futuro – dijo Ricaurte Vasquez en la misma semana que el desarrollo debe ser sostenible en la medida en que tomemos decisiones de largo plazo, ajustemos las de corto plazo para ser conscientes de esto.

Necesitamos comprender el activismo social y empresarial – los verdaderos líderes de esto son cada uno de los trabajadores de cada empresa que se suman a estos cambios. Son los que están ahí empujando con valor, ética y conciencia, nos dijo Stanley Motta.

Propósito corporativo – Debemos tener en cuenta que para que una empresa sea exitosa no puede operar en sociedades fracasadas. La capacitación continua y la sensibilización hacen la diferencia, comentó Bruno Basile.

Confianza y Reputación – yo digo que lo que nos conecta es la empatía pero esa la genera la comunicación y la cercanía con las personas siempre y cuando entendamos que somos cada uno de nosotros la clave de la confianza y nuestras acciones y comportamiento la clave para el éxito.

La Comunicación es clave para construir reputación, pero sin ética no se consolida el comportamiento que nos haga exitosos en la vida y en los negocios.

 

 

 

 

 

Your Comment
Your email address will not be published